Ir a portada
Cultura Deportes Fotogalerías Nuestras firmas Opinión Colaboraciones
 Previsión
Conozca la previsión del Instituno Nacional de Meteorología.
Vea la previsión del INM
 Webs amigas
Intercambio de banners y links
 Participación
 Foros
 Foro deportes
 A. Tommouhi
 Debates
 Encuestas
 Servicios
 Sorteos
 Televisión
 Callejero
 Cartelera
 Diccionarios
 Dicciona. RAE
 Traductor
 Recomendar
 Pág. Blancas
 Pág. Amarillas
 El tiempo (mapa)
 De hoy
 De mañana
 Archivo de la
 edición impresa
Último número del SEMANARIO
HEMEROTECA
PORTADAS
 Escríbanos
 elojocritico@
 lycos.es





ZABALTEGUI | PERLAS | CRÍTICA - MATCH POINT
Allen, en estado de gracia


MATÍAS COBO @ Lunes, 12 de diciembre de 2005
Posted on Dec 12, 2005


Ampliar imagen
Jonathan Rhys Meyers y Scarlett Johansson, en 'Match Point'.

Ampliar imagen

Título: Match Point
Género: Drama
Dirección y guión: Woody Allen
Interpretación: Jonathan Rhys Meyers (Chris Wilton), Matthew Goode (Tom Hewett), Emily Mortimer (Chloe Hewett Wilton), Scarlett Johansson (Nola Rice), Brian Cox (Alec Hewett), Penelope Wilton (Eleanor Hewett), James Nesbitt (Detective Banner), Alexander Armstrong (Sr. Townsend), John Fortune (John), Ewen Bremner (Inspector Dowd).
Montaje: Alisa Lepselter
Fotografía: Remi Adefarasin
Vestuario: Jill Taylor
Productores: Letty Aronson, Gareth Wiley y Lucy Darwin
Diseño de producción: Jim Clay
País: Reino Unido (2005)
Duración: 123 minutos
Web: www.matchpoint.
dreamworks.com

Estreno en España: 4/11/05

NVIDIABLES Y LÚCIDOS lúcidos setenta años los de Woody Allen. Anualmente, el menudo director neoyorquino estrena un filme superior a la media de ese año y cada uno suele regalar, al menos, algún inteligente destello. Sus recientes obras, excepto las dos últimas, quizá hayan sido más livianas, menos imperecederas que joyas precedentes. Aun así, casi nunca han sido intrascendentes o vacuas. Pero tanto Melinda y Melinda como Match Point emanan las mejores esencias de un tarro, el de Allen, muy alejado aún de la sequía creativa. Su último trabajo deja entrever algunos de sus temas fetiche, pero, por cómo está rodado, el filme podría haber llevado la rúbrica de un director distinto. La de uno dotado con un pulso para la intriga propio del mejor Hitchcock. No obstante, esta Match Point también deja entrever la mano de alguien habituado a destripar el comportamiento humano y exhibirlo, con toda su crudeza, en una pantalla de cine. Y quizá sea esta huella la más identificativa de Allen, quien ha sorprendido en esta ocasión con una cuida estética y una elaborada composición de la atmósfera. Claro que, al haber filmado antes casi siempre en ambientes neoyorquinos, ya casi era innecesario recrear esa ciudad a la que tanto ha homenajeado.

Así, la accción de Match Point se desarrolla en Londres y sus protagonistas son dos recién llegados a una adinera familia británica. Uno de ellos, un ex tenista de trayectoria mediocre en el circuito profesional, es un joven irlandés de origen humilde con una firme e irrevocable determinación para alcanzar sus objetivos: ingresar en los círculos sociales más exclusivos y triunfar profesionalmente. Las casualidades de la vida, verdadero asunto de la cinta, le llevarán hasta sus metas sin grandes esfuerzos y con gran celeridad. Como profesor de tenis no tardará en conocer a un rico alumno por vía paterna que, a su vez, le presentará a una hermana casadera sin pretendientes a la vista. La ocasión le viene servida en bandeja y, tras ganarse la confianza de los padres, su matrimonio le posibilitará un meteórico ascenso como ejecutivo de la compañía familiar gracias a su condición de yerno. Pese a venirle todo de cara, sus inapaciguables sentimientos hacia la novia americana de su alumno, y ahora cuñado, harán cambiar las circunstancias. Ella es una bella actriz, también de extracción humilde, que intenta probar suerte en Europa pero, a tenor de los malos resultados de sus ‘castings’, parece no hallarla. La tórrida relación entre ambos será inevitable, pero el devenir de los acontecimientos les arrastrará a ambos a un impredecible final.

Allen, poco dado a valorar sus obras, dice que ésta es una de sus mejores películas. Razones no le faltan para pensarlo.

La historia está impresa del pesimismo habitual de Allen hacia la vida, cuyo sentido, para él, es tan inexistente como el control que disponemos sobre ella. Cualquier infortunio, el estar en el lugar inadecuado en el momento inadecuado nos la arrebata y reduce a la nada sin previo aviso, sin que nada podamos hacer. El escepticismo de Allen es tal que ni siquiera cree en una justicia por la que recibamos recompensas o castigos merecidos. La arbitraria fortuna es, para Allen, el único juez decisorio sobre nuestro destino. Y así como en un partido de tenis una pelota puede dar o no la victoria si, tras golpear la red, cae de un lado u otro de la pista, la vida nos sonríe o condena con igual desalentador azar. La infidelidad, la ambición o la intriga están también presentes en esta Match Point. Sin embargo, en los punzantes diálogos, no ha habido resquicio alguno para el corrosivo humor de Allen. No hay, como en otras ocasiones, elementos que den tregua al drama de fondo.

Una arrebatadora Scarlett Johansson se come la cámara con su certera interpretación de una dura, sensual y descreída joven actriz, mientras que Jonathan Rhys Meyers, protagonista del filme, se luce en su papel del cerebral, desesperado y ambicioso ex tenista. Su aviesa mirada le confiere los rasgos esenciales de su personaje: inteligencia e implacable frialdad. Del resto de elementos sobresale una acertada fotografía que evoca a la perfección los selectos ambientes británicos por los que discurre la historia.

Allen, poco dado a valorar sus obras, dice que ésta es una de sus mejores películas. Razones no le faltan para pensarlo.

|

Imprimir
Opine sobre el artículo:
Envíenos su opinión
vía formulario
Atrás



© ELOJOCRITICO DIGITAL. ELOJOCRITICO DIGITAL se edita en Jaén
(España, UE). C/ Callejuelas Altas, 34. 23100 Mancha Real (JAÉN).

Tlfno. y Fax: (34) 953 350 992. Teléfono de atención al lector: 678 522 780
(llamadas a tlfno. móvil)


 Además...
 Crítica (Drabet): Mala conciencia
 'Algo como la felicidad', de Bohdan Sláma, Concha de Oro en San Sebastián
 Crítica (Broken Flowers): El humor hierático de Bill Murray
 Crítica (7 vírgenes): Jugando a ser malo
 Crítica (Malas temporadas): Martín Cuenca, un gran narrador
 Crítica (A cock and Bull Story): Winterbottom se pone cachondo
 Crítica (Obaba): Destinos frustrados
 Las Perlas de otros festivales y otros filmes Especiales estarán en Zabaltegui
 La prensa cinematográfica premiará a Hierro 3 como mejor film del año
 Winterbottom y Gilliam pujarán en la sección oficial por la Concha de Oro
 Opciones
 Imprima esta página
 Copia para imprimir
 
 Envíenos su opinión
 Recomendar artículo
FORO de Cine
 Buscadores
Buscar en elojocritico digital
powered by FreeFind

Mapa del sitio
Google

 Webs otros medios

Ir al principio Cultura Deportes Fotogalerías Nuestras firmas Opinión Colaboraciones